0

En el Día Mundial de la Alimentación se tiene como objetivo concientizar a las personas sobre la importancia de tener una vida saludable en momentos donde, según la ONG Acción contra el Hambre y Save the Children, casi uno de cada tres habitantes del planeta sufre malnutrición, es decir, 2.000 millones de personas.

De acuerdo con la Organización Mundial de la Salud (OMS), el aumento de la producción de los alimentos procesados y el cambio de estilo de vida son factores que han dado lugar a anomalías en los hábitos alimenticios de las personas; este panorama conlleva a la formación de enfermedades como la malnutrición, enfermedades no transmisibles y otras afecciones.

La composición exacta de una alimentación saludable, equilibrada y variada depende de las necesidades de cada persona (por ejemplo, de su edad, sexo, conductas de vida, ejercicio físico), el contexto cultural y los hábitos alimentarios.

Sandra Pérez, nutricionista del club médico deportivo Bodytech, considera que “las personas no tienen una adecuada práctica alimenticia porque desde temprana edad no se generaron hábitos que estimularan el cuidado de su condición nutritiva. Lo que produce un desequilibrio en su desarrollo metabólico y ocasiona problemas en la salud”.

La nutricionista recomienda 18 tips básicos con los que las personas pueden lograr un estilo de vida saludable y práctico sin necesidad de excederse.

  1. Tener una actitud mental positiva.
  2. Identificar cuáles son las fortalezas y debilidades frente a los hábitos de alimentación.
  3. Hacer cambios graduales de estilo de vida que permitan modificar los hábitos de alimentación inadecuados.
  4. Mantener una alimentación variada, que incluya todos los grupos de alimentos.
  5. Nunca dejar más de 4 horas sin comer.
  6. Fraccionar la alimentación. Ingerir tres comidas principales (desayuno, almuerzo y cena) y dos más pequeñas a media mañana y a media tarde.
  7. Comer con moderación para conservar o lograr un peso saludable.
  8. Dentro de la alimentación, incluir frutas y verduras pues son fuente de fibra, vitaminas y minerales.
  9. Mantener el cuerpo hidratado, es recomendable beber entre 6 y 8 vasos de agua natural o sin azúcar al día.
  10. Agregar cereales integrales a la alimentación, porque son fuente de energía que proporcionan combustible al cuerpo.
  11. Disminuir el consumo de azúcar, dulces, bebidas azucaradas y productos de repostería.
  12. Limitar el consumo de sal y de los alimentos con alto contenido de la misma.
  13. Evitar alimentos con alto nivel calórico como frituras, mantequilla, salsas, crema de leche; esto se debe al alto contenido en grasas saturadas que poseen.
  14. Controlar el consumo de embutidos y enlatados.
  15. Moderar el consumo de alimentos de origen animal porque son fuente de grasa saturadas que ingeridas en exceso originan sobrepeso y obstruyen las arterias.
  16. Hacer ejercicios acorde con el físico, edad y preferencias. La actividad física ayuda al organismo a tener una mejor digestión, liberar toxinas y endorfinas que te ayudarán a mantenerte sano y de buen humor.
  17. Descansar: es recomendable dormir por lo menos 8 horas al día. El descanso ayuda al cuerpo a regenerarse y cargar las energías necesarias para desarrollar las actividades del día siguiente.
  18. Asesorarse con un profesional en nutrición que le permita identificar cuáles son las necesidades nutricionales según el estilo de vida y objetivos.

Deje un comentario

0

Abrir chat
✌ Hablemos